EN Boletín

Historias de Vida

Familia García*

Familia García*

Todos tenemos un sueño en la vida y el de la familia García es tener una casa donde puedan vivir cómodamente. Rocío  tuvo seis hijos: Luis, 21 años; Alejandra, 17 años; Daniel, 16 años; Manuel, 15 años; Alberto, 13 años y Ramón, 10 años. Todos con metas diferentes, pero con un objetivo común: construir un entorno familiar de respeto y participación colectiva.

Después de casi siete años separados, el reto que tienen es grande y complejo: aprender a ser una familia nuevamente. Reconocerse e integrarse fue parte de la primera etapa; después de los años que estuvieron separados, no fue nada fácil  vivir todos juntos por primera vez, así nos cuenta Rocío quien a sus 46 años de edad ha tenido que trabajar muy duro para empujar y motivar a sus hijos hacia una vida mejor. El “Programa de Apoyo a Familias” (PAF) ha sido un gran soporte para la familia García quien desde 2013 participa en diversas actividades de la Fundación Pro Niños. Mediante talleres, dinámicas familiares y trabajo colaborativo han recobrado la comunicación, confianza y seguridad que como familia perdieron por muchos años.

Alejandra, de 17 años de edad, vivió gran parte de su infancia en una casa hogar y ahora que está de vuelta con su madre, se volvió su mano derecha; la confianza entre ambas ha sido reforzada como resultado de un acompañamiento gradual del PAF. Hoy Alejandra, con una beca y excelente resultado académico tiene una meta muy clara: terminar la preparatoria y estudiar arquitectura, y que sin duda será una realidad.

Las piezas fueron encajando poco a poco nos comenta Rocío, quien con los ojos cristalizados recuerda la historia de su familia que no tuvo un camino fácil; cada uno con su historia, cada uno con su propia lucha. Pero hoy gracias al trabajo de cada uno de los integrantes de la familia y acompañamiento del PAF el camino por delante es optimista.

El rompecabezas de esta historia va tomando forma de una familia unida donde la comunicación y el trabajo en equipo harán de ellos una mejor versión de sí mismos.