EN Boletín

Historias de Vida

Conoce a Pepe*

Conoce a Pepe*

 

Para Pepe, hay tres cosas importantes en su vida: cuidar de la familia, de los compas y del barrio, porque una no se entiende sin la otra. Tepito lo vio nacer y crecer y a su corta edad de 13 años, tiene muy claro que la vida no es fácil para nadie, y menos para aquellos que no luchan por sus sueños. Para “Vatoloco”, como lo conocen sus compas, rendirse nunca es una opción; el mismo lo dice: “No me rajo, si la vida me canta un tiro, me la rifo”. Con una historia familiar difícil, de la cual no es sencillo hablar, Pepe ha logrado sobreponerse a los embates de la vida y hoy a casi tres años en Pro Niños, cuenta con lazos más fuertes que lo conectan a su familia. En la relación con sus padres, aún hay mucho por trabajar, mejorar la comunicación y la confianza son el siguiente paso; con sus dos hermanos se siente más cómodo, en confianza y “cotorreando” como él mismo lo expresa; al mayor lo frecuenta poco por la distancia que los separa, pero las redes sociales ayudan a estar en contacto y saber uno del otro; y al menor lo defiende pase lo que pase, sabe que su ejemplo valdrá mucho en el futuro y es su deber defenderlo.

 

En Pro Niños, logró encontrar un puente hacia la escuela, que se había roto desde hace tiempo. Reintegrarse a la vida escolar no ha sido fácil, recuperar los años de estudio perdidos es una de las metas que hoy tiene en su lista, difícil sí, pero no imposible. Pepe afirma que las actividades que más disfruta en Pro Niños, son las salidas y en especial, cuando se trata de ver o convivir con animales, eso lo relaja, lo calma y lo ayuda a pensar.  

 

Una de sus pasiones en la vida es el rap; la música es un elemento importante que le permite crear y desarrollar habilidades lingüísticas donde las rimas son fundamentales para tejer sus memorias. El esfuerzo, la colaboración, el manejo de emociones, trabajo en equipo y el ejercicio pleno de sus derechos, son cosas que Pepe ha logrado aprender y valorar. Aún queda un largo camino por recorrer, pero sin duda, desarrollar sus habilidades para la vida diaria le permitirá tomar mejores decisiones que lo lleven a un contexto de mayores oportunidades y crecimiento como ser humano.

 

 

* El nombre del chavo, fue modificado para proteger su identidad.