EN Dona Boletín

Qué Hacemos

A través de este programa atendemos a niños y adolescentes entre 10 y 17 años que viven o vivieron en la calle, a través de un proceso gradual que inicia cuando se realiza el contacto con ellos en el lugar donde pernoctan y concluye cuando deciden por si mismos construir un nuevo plan de vida, ya sea reintegrándose con su familia, ingresando a un programa residencial o iniciando un proceso de vida independiente.

El modelo de atención de este programa cuenta con tres etapas:

Trabajo de Calle Durante esta etapa, realizamos la ubicación y primer contacto con los niños y adolescentes en calle. El objetivo es que a través de diversos juegos y actividades creativas que atraigan su atención se dé inicio a una relación cordial y de respeto, que nos permita conocerlos y obtener su confianza para posteriormente invitarlos al Centro de Día. El proceso de Trabajo de Calle tiene una duración aproximada de dos semanas y culmina cuando el niño o adolescente expresa su interés por conocer el Centro de Día y continuar con su proceso.
Centro de Día Es el espacio al que diariamente asisten los niños y adolescentes en un horario de 9:00 a 16:30 horas. Aquí les brindamos una atención integral que consta de diversas actividades motoras, creativas y reflexivas, encaminadas a lograr su estabilidad emocional, así como a estimular el desarrollo de capacidades y hábitos saludables que les permitan recuperar su autoestima y valorar su situación de vida reconociéndola como transitoria. Una vez que los chavos logran estabilizarse en el proceso, el trabajo se centra en la reflexión sobre sus expectativas de vida fuera de la calle y en la proyección de un nuevo plan con metas alcanzables a corto y mediano plazo.
Opción de VidaCuando los niños y adolescentes llegan a esta etapa de su proceso, se les asigna un educador, quien brindará un acompañamiento personalizado en la construcción de un plan de vida que les permita salir de la calle definitivamente, eligiendo entre tres opciones: reintegrarse con su familia, ingresar a un espacio con programa residencial o bien, iniciar una vida independiente. Es en esta etapa donde también son acompañados en su proceso de desintoxicación a través de comunidades terapéuticas, clínicas y grupos de ayuda mutua.